Es sabido que cuando tenés un hijo eso lo cambia todo.

Yo tengo dos hijos. Facundo de 4 años y Sofía de 1 año y 3 meses.

Hija de emprendedor - Sofia Pascaner Hijo de emprendedor - Facundo Pascaner

Casualmente, los cambios que trajo el nacimiento de Sofi vinieron acompañados de un cambio laboral mío muy grande.

Me cuesta visualizarlo porque todavía es muy reciente todo, pero trataré de ser sintético para no aburrirte.

En 2012 armamos con un amigo, que luego se convirtió en mi socio, una escuela de fotografía (La Pajarera). Yo trabajaba en relación de dependencia y paralelamente estaba tratando de llevar adelante ese nuevo emprendimiento. Durante algunos años la escuela fue creciendo lentamente y fue estabilizándose. De a poco empezó a pagarme un sueldo hasta que a fines del 2016 yo decido dejar mi trabajo como empleado y dar el salto para laburar 100% independiente, en la escuela de fotografía. A principios de 2017 la escuela empieza a funcionar con algunas fallas y nos empieza a ir mal. De repente, cuatro meses después de haber tomado la decisión de dejar mi trabajo como empleado, le empieza a ir mal a mi emprendimiento y me quedo sin sueldo. Eso fue en abril de 2017 y durante 4 o 5 meses me fui comiendo los ahorros que tenía.

 

Con mi socio Fede Barreña la remamos todo ese tiempo, buscando miles de alternativas, pero ninguna funcionaba. Y mientras pasaban los meses sin generar ingresos se acercaba el nacimiento de Sofi. Con todo esto empieza a creer una tensión en mi, que no me dejaba tranquilo. Me desesperaba la idea de estar sin trabajo justo al nacer mi hija! Además teníamos planeado que Luli, mi esposa, se tomará 3 meses sin goce de sueldo posteriores a la licencia y sin mis ingresos no iba a ser posible.

 

Uno de los últimos eventos que organizamos en La Pajarera

Trabajar en la escuela me implicaba estar 8 horas diarias concentrado en tratar de remontar la situación del emprendimiento. Con todo lo que implica tener un trabajo más lo que implica tener un hijo me quedaba poco tiempo para tener un trabajo extra. Salía a la 8:00 de casa. Lo dejaba a Facu en el jardín. A las 9:00 ya estaba trabajando, hasta las 17:00 que me iba. Llegaba a casa a las 18, jugaba un rato con Facu, cocinar, comer, bañarlo y a dormir. Me acostaba agotado!

En septiembre de 2017 decido meterle un cambio a mi vida laboral. Sofía nacía en octubre, al mes siguiente. Así que decidí que después de acostar a Facu me sentaría en la compu hasta que me quedara dormido tratando de crear un emprendimiento paralelo que pudiera generarme los ingresos que La Pajarera no me generaba. En un mes nació Mister Robot. Fue casi al mismo tiempo que nació sofi, porque en octubre también tuve mi primer cliente.

Un par de meses después, decidimos con mi socio poner en pausa el proyecto de la escuela y estamos viendo si lo retomamos dentro de un tiempo, con otro enfoque.

Hoy estoy trabajando 100% dedicado a mi emprendimiento.

Mister Robot le resuelve los problemas de comunicación digital a emprendedores. Ofrezco servicios de fotografía, diseño web y publicidad digital. Por ejemplo, si una marca de ropa quiere meterse en el mercado digital. Fotografío sus prendas para armar el catálogo. Armo su tienda online. Y lo ayudo a conseguir nuevos clientes administrando la publicidad digital que genera las visitas en su página web.

Pagina-web-servicios-de-seguridad

Estar presente, con mi familia, para mi es otra cosa: para poder cumplir con mi rol de padre necesito que los límites estén marcados, aunque a veces se borroneen un poco. Cuando trabajo, trabajo. Cuando estoy con la familia, estoy con la familia. Y trato de que no se mezclen mucho esos mundos. Trabajar de forma independiente tiene la ventaja de que puedo manejar los horarios para tapar esos baches que siempre surgen cuando hay niños en la familia, por ejemplo, cuando se enferman o si un día no hay escuela. También me permite llevar a los chicos al jardín, ir al pediatra, etc… Estar presente significa que cuando puedo me voy antes a casa y me los llevo a la plaza o les dedico un rato en casa.