Agilidad vs velocidad

Antes de comenzar a ver la relación de la Agilidad y el emprendedor y cómo esto debe ser fundamental para tener éxito voy a contarte con una breve anécdota que creo que ejemplifica bien qué es la agilidad y cómo es diferente de la velocidad.

Hace unos años se realizó una carrera entre un auto de “Fórmula 1” y una moto de “Moto GP”, ambos máximos exponentes en sus categorías.

El objetivo era dar una vuelta al circuito en el menor tiempo posible.

Antes de comenzar la carrera, se presentaron los datos técnicos de ambos competidores, siendo la moto la más rápida o veloz en todos los sentidos: aceleración de 0-100, de 0-200, de 0-300 y también en velocidad final.

Finalmente, para sorpresa de los espectadores, quien logró la victoria fue el auto de “Fórmula 1” y al analizar cómo fue esto posible, nos damos cuenta de que la moto ante cada curva tenía que frenar a muy baja velocidad, mientras que el auto apenas frenaba y ya podía tomar las curvas a altísima velocidad.

Como conclusión podemos decir que el auto tenía MAYOR CAPACIDAD DE ADAPTABILIDAD A SU CONTEXTO.

El éxito de un emprendimiento que comienza depende más de la agilidad que presenta que de su velocidad para ejecutar las cosas. Las líneas generales, los emprendedores más rápidos no suelen llegan a la meta.

 

Movimiento de la Agilidad

Muy probablemente habrás escuchado que muchas empresas hablan de agilidad y de cómo están intentando transformarse para ser más ágiles y no perder mercado.

Más allá del concepto de agilidad como el adjetivo que acabamos de exponer, el término “Agilidad” que se suele referir hoy en día surge como un movimiento que se crea en el año 2001 a través del “Manifiesto Ágil” para definir una serie de valores y principios a seguir con el fin de lograr esa agilidad que tanto se busca.

Los 4 valores que se define allí son:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
  • Software funcionando sobre documentación extensiva.
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual.
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan

Esto es, aunque valoramos los elementos de la derecha, valoramos más los de la izquierda.

Si bien son valores que parecen sencillos a simple vista, muy pocas organizaciones logran realmente implementarlos en su esencia, en la manera en la cual crean sus estructuras y cómo toman las decisiones, lo cual se traduce en muy pocas empresas que logran realmente la Agilidad Organizacional.

 

¿Cómo puedo aplicar esto a mí emprendimiento?

Una de las formas que ayuda a implementar estos conceptos del Manifiesto, es a través de Scrum. Scrum es un marco de trabajo que define una pequeña serie de reglas a seguir para lograr ciclos cortos de aprendizaje y maximizar el valor entregado y así lograr mayor agilidad/adaptabilidad.

A través de esa pequeña serie de reglas, Scrum permite a cada equipo y cada emprendimiento u empresa crear sus propios procesos.

Scrum propone trabajar en ciclos cortos llamados Sprints con un tiempo máximo de 1 mes de duración en el que se planifica, se desarrolla, se revisa lo desarrollado y se busca mejora el proceso.

Algunos puntos que me gustaría destacar acerca de Scrum son:

  • Scrum es un marco de trabajo liviano que puede ser aplicado en cualquier industria y dominio.
  • Mientras que Scrum es adaptable a diferentes contextos, el núcleo del marco debe permanecer igual en todas las implementaciones.

marcelo_garcia

Soy Marcelo Garcia, experto en Agilidad y Scrum y he ayudado a cientos de profesionales y organizaciones a conseguir resultados de negocio reales a través de Scrum y Agilidad. ¿Quieres saber cómo? Te invito a conocer ITtude, mi agencia de Agilidad y Scrum.